Región izquierda de las ideas

publicado por forunkulo el 24.01.2018 / 22:26hs. en Ensayos

El agente RAX solicitó algunos días de descanso. Lejos de las oficinas herméticas de la dependencia podía hacer que sus pensamientos confusos recobraran claridad. Había anclado su culo a una silla de tapiz color cromo de la que no pensaba moverse (como en las tradicionales reuniones de familia), exceptuando que ahora se encontraba en un recinto cubierto por una nube de sonido cuadrafónico inyectado en sus oídos en gotas de aire falso.

Los proyectos del futuro no tienen ninguna importancia: son como absorber aire en tubos conectados por la nariz. Un día viene el dueño de todo el aparato y te desconecta del simulador. Te envuelven en una bolsa cuando todavía tu alma se preserva radiante y te tiran al basurero durante la noche, junto a los demás. Hoy en día, lo más respetable que un hombre puede hacer es gastar hasta el último gramo de su respiración para que sus sueños fluyan por el programa hasta contaminarlo: que su visión real traspase la visión efímera. Eso sería algo como sobrenatural.

Mientras todas esas ideas magnificas se arrastran por su computadora otros fantasmas se mezclan en la misma dirección, dejando las siguiente respuestas:

Número uno. Cuando amanezca, los policías habrán capturado sus ruidos y movimientos, y usarán sus grabaciones fraudulentas para que el mundo se vuelva en contra de él.
Número dos. Puede capturar los sonidos antes de que arriben a sus oídos, y puede ver sus figuras antes de que las figuras sean percibidas por sus ojos, es decir: su radio de visualización es de unos 360 grados a una distancia insospechada.
Número tres. Hace días sobrevuela en su cabeza (como una danza de pájaros) la posibilidad del suicidio si no consiguiera terminar algunos de esos objetivos-mentira. Lo divertido es que los videntes creen que pueden capturar sus ideas.
Número cuatro. Debe recibir la llamada del informante anónimo para continuar con la operación, y trasladarse de inmediato a buscar a Sonia al lugar donde se le indicará. En caso de ser posible, en el camino, quisiera cargarse encima con la vida de un puñado de policías.

―El futuro ―dice el interlocutor― es como droga que arrastra a los usuarios a moverse con desesperación por los nodos de la RED: el solo hecho de tener una visión del futuro ―aunque sea inestable o estática o perfecta o imperfecta― es una excusa suficientemente reconfortante como para desear La Vida con tanto frenesí que vives más tiempo cerca del lado de la muerte que del lado de La Vida. Una especie de ilusión instantánea mantenida por pulsos de energía artificiales que nunca se apagan.

―Si encima has sido tan iluso de creer en esa patraña publicitaria de que hubiera vida mas allá de la muerte, entonces buscarás a la muerte como una manera de reiniciar ese sistema de variables que mueve a tus pensamientos a través del agujero de la matriz.

Algo así como volver a los orígenes de las cosas.

A las cuatro de la tarde, antes de desperezarse para levantarse hasta el baño a mear, el agente RAX atiende su teléfono para recibir un mensaje por el contestador automático conectado, decía algo como esto:

―Querido amigo RAX. ―Tengo conmigo a tu magnífica Sonia, a mi lado, viajando en un Boeing super sónico a siete mil metros de altura. Hasta aquí sin problemas. Ella se encuentra en rimbombante estado de salud, y sin un solo rasguño a la vista como te había prometido en el Chat. Yo mismo le he estado cuidando las espaldas de cerca. Ella ha estado muy bien. Te hago saber que las cosas andan de maravillas. Ahora podrás darle a esos androides sin sentimientos lo que necesitan y borrarlos para siempre del mapa ― vida nueva y radiante. Por fin te liberarás de todos esos problemas que te aquejan, querido RAX. En unos días tendrás noticias de mí. Solo agenda este nombre en algún papel. ¿Tienes para escribir? Soy el fabuloso Emir (el de los avisos de condones extra-largos), así te será fácil identificarme entre la pasma. Búscame en el aeropuerto por la mañana. Destruye tu teléfono contra el suelo en cuanto me despida y consigue otro nuevo. Nos estamos viendo por allá. Muchos saludos.

―Oh, fabuloso Emir… ha de ser un hombre muy guapo― murmura RAX. Mientras sus pensamientos sanan, la canción en los altoparlantes de Massacre Palestina, dice lo siguiente: «la bendición no llegará».