Plataformas de salvación

publicado por forunkulo el 4.01.2018 / 21:13hs. en Ensayos

Antes de partir a reunirme con RAX, quería asegurarme de tener una inteligente conversación de negocios con estos androides-auto-convocados para la GUERRA. Persiguiendo ante todo mis propios beneficios, por supuesto. Es decir, esclarecer aquellos puntos oscuros que habían anidado en mi mente henchida de pecado y pornografía.

Quedamos en encontrarnos en un bar “X” en unos veinte minutos.

―¿Y en dónde mierda queda eso?― pregunta Sonia.

―No sé. No me lo dijeron. Solo tengo que caminar y seguir las órdenes que transmitirán a mi cerebro.

―¿Y cómo podrás distinguir si tu cerebro no habla por ellos?

―Eso es fácil. Pondré la mente en blanco por unos minutos, como en el Yoga. Solo tengo que relajarme y dejar que el flujo de mensajes transite como droga-verde-de-incubadora sin interponerme en el medio de la cosa. Necesito que te quedes en este lugar hasta que vuelva. Y nunca contestes un mensaje del teléfono. En cualquier caso usa la INTERNET.

Antes de retirarme por la puerta y poner la mente en un color blanco borroso, me acerco hasta Sonia y le hago un fuerte pellizco en el culo. Después la beso en la frente como si la despidiera adentro de un ataúd. Y siguiendo el plan como había prometido a mi mismo.

―Cierra bien la puerta― le digo cortésmente. Ella asiente con la cabeza.

Una vez en la calle, recuerdo las enseñanzas de mi maestro chino. “Deja que la energía interior cósmica traspase en tu alma como sensación de pájaro volador”. “Nunca contradigas al Maestro”. “No obstruyas la energía déjala moverse como remolino”. “No reprimas el orgasmo”. “Aguanta la respiración hasta sentirte pesado como un elefante, y luego la expulsas suavemente como si estuvieras soplando una flauta”.

Sentí el hormigueo trepar como serpiente enrollada hasta la cabeza de la VERGA. ¿Está bien? Entonces sucedió que mis piernas automáticamente comenzaron a caminar. El cerebro recibe esos mensajes en flujos luminosos que pudieran haber sido encriptados desde los comienzo de la emisión ―por algoritmos de streaming que comprimen y descomprimen la señal de un extremo al otro del canal― y transportados por medio de esas ondas alpha que se acumulan como aguijones de abejas. Uno tras del otro. Cuando caminas bajo el control mental la pasma se te hecha encima sin pedirte ningún permiso. Solo pasan sobre vos. Sos una especie de mierda moviéndose a control remoto. No puedes esquivarlos porque pierdes la concentración sobre lo que es importante; y en este caso, lo único importante, era mantener en blanco la mente para no contaminar el susodicho canal de comunicación.

Después de transcurridos unos minutos llego al bar. El cartel decía con letras radiantes “LATINO BAR”. ―Aquí debe ser― me digo a mí mismo.

Me dirijo hasta la barra como si conociera cada rincón. El hormigueo sigue rondando en mi VERGA (haciendo florecer el Kundalini como una explosión de vapor) Las camareras tienen culos hermosos y preciosas tetas tupidas en vestidos ajustados de látex que reflejan luz mas allá de la luz. Mientras arrastran comida de carne triturada sonríen como estúpidas. Moriría mil veces por besarlas solo una vez. Así que pido un Gancia con limón mientras espero al androide en un asiento, entreteniéndome con lo que había. Hago una rápida inspección en todos los rostros girando la vista algunos centímetros de un lado hacia el otro. Veo montones de charlatanes hablando de cuestiones de negocios, y cosas por ese estilo; y cada uno de ellos ataviados con unos elegantes trajes y camisas monocromáticas salpicadas con colores manzana.

―Veo que no te ha costado trabajo llegar― dice una voz con efecto flanger a mi costado izquierdo.

―¿Quién carajo sos?― pregunto.

―Mi nombre es Iddo, pero puedes llamarme como de verdad te plazca un huevo. Vengo por representación del Almirante; y pertenezco a la columna Zeta de los androides rebeldes. ¿Podrás deducir lo que significa eso?

―Hum. No… No tengo tiempo ni voluntad de hacer esas deducciones acerca de nada; ahora solo denme las cosas bien diluidas, sin nada de circunloquios y yo les pagaré con la misma moneda― miro en el centro de sus ojos, brillantes ojos de cristal color humo.

―Bueno, la columna Zeta corresponde a los últimos modelos fabricados por esos «soretes» quienes recibirán el merecido castigo.

Por un momento me detengo a examinarlo cuidadosamente (quisiera poder recordarlo todo con memoria electrónica). Su rostro no era precisamente humano (o lo que pudiera considerarse como tal); tenía la barbilla abierta por un golpe hecho con alguna cosa punzante (navaja, alambre, cuchillo… vaya uno a saber qué); por lo que bajo la mascara humana se apreciaba el zamak resplandeciendo en la completa oscuridad del recinto.

―Mejor busquemos una mesa entre la pasma, estaremos un poco mas seguros ― digo. Y nos mezclamos entre el tumulto.