Mis monstruos

publicado por forunkulo el 7.01.2018 / 0:57hs. en Ensayos

Nunca había hablado a nadie de mis monstruos. Tampoco nunca había escuchado a nadie hablar de los suyos. Así que daba por hecho que todos ocultaban un poco de mierda; y si eras un poco inteligente también podías ir con tu porquería por el reino mezclado como cualquiera.

―Siempre tuve que aprender estas cosas por medio de golpes y garrotazos ―digo mirando en los ojos de Sonia. Solo pondré el ejemplo de mi padre el palestino: los métodos que él usaba para enseñar me fueron inculcados inconscientemente, y de manera automática; y lo mismo se había transferido en el; y así sucederá en cuanto y en cuando los procesos de adoctrinamiento sigan sometiéndonos por medio de golpes y garrotazos, generación en generación.

Tomo un poco de aire en los pulmones.

―Entonces que no vengan a rogar misericordia; cuando no han hecho otra cosa que dejarme pudrir― digo.

Me hecho a un costado de la cama para observar su espalda desnuda.

―Lo hubieras mandado a cagar ―dice― seguramente era un viejo asqueroso.

―No sé si debía. Todo somos resultado de algo más grande. Si tuviera que descargar mi ira en algo, ese algo sería el mismísimo Dios. Pero transitar todo el camino sería agobiante. Así que encontrarme con estos androides resultó en un método reconfortante para descargar eso que tenía atorado en el estómago desde que me encontraba en el útero― digo.

―No creo que sea bueno pasarse la vida con esa mierda adentro de uno.

―Creo que sí. Mi vida consiste en despertarme cada día y pensar de que manera cogerme a esos putos del TAROT. Se me ha hecho un hábito como el de ver pornografía por la INTERNET.

―Hum. Eso parece aburrido ―dice Sonia. En fin, contraer cualquier hábito es aburrido. ¿Pero quién mierda lo puede saber?

―De verdad, nadie podría saberlo. Si piensas en como funciona el asunto, con un poco de buena suerte, puedas capturar algún mensaje secreto flotando en el aire: por ejemplo, hace un mes, fui a hacerle una visita a Rebeca, la de los masajes prostáticos, y mientras hablábamos y nos mirábamos, ella se pone a mi lado dejando descansar sus tetas sobre mi brazo. Me besa y me hace una puñeta por lo que tenía que pagarle trescientos pesos extras. ―Eso debería estar incluido dentro del precio, dije. ―No pienso pagar un centavo mas por una puñeta de mierda. Así que agarro la toalla y con eso me limpio el culo. Me intento poner en pie y me aplasta con el peso de su cuerpo. ―Dice, ¿no te gustan las caricias? ―Digo, claro que me gustan pero no voy a pagar un centavo más, prefiero cascármela cuando vuelva a casa. Entonces pone su mano firme sobre mi pecho y mira directo a mis ojos. ―Bueno, hacía algunos meses ya sentía dolor en el pecho. ―Y ella comprimía su dedo contra mi pecho como si pudiera sentir el dolor metido ahí dentro… nunca le había mencionado una sola palabra sobre eso. ―Pero sus ojos habían cambiado… me pregunto, ¿cómo pudo adivinarlo…?

―Puede haberte parecido. ¿Y qué te dijo el doctor?― pregunta Sonia evitando hablar del problema.

―El doctor dijo que era condritis― respondí.  —Nunca había hablado a nadie de mis monstruos. Quiero que mis monstruos mueran con mis huesos.

Pongo la cabeza sobre la almohada. Sonia se acerca hacía mi y deja descansar sus tetas sobre mi brazo, tal como lo había hecho Rebeca algún tiempo atrás. Entonces supongo que ciertas cosas funcionan como un acto-reflejo, ¿entendés? Las escenas vuelven a repetirse, y a repetirse, y a repetirse… pero por ahora eso importa un carajo.  Me envuelvo entre sus brazos que todavía están tibios. Mi verga se endurece y se sacude entre sus muslos que están húmedos y calientes. Miro por la ventana y afuera hay una lluvia helada y plateada. Toda la multitud se choca entre sí… ¿sabes lo que parecen? Parecen peces moviéndose en una trituradora, y puedo oír sus voces y también sus silencios. Siempre que los escuché hicieron el mismo sonido monótono: sus monstruos también están ahí con ellos.