Posts pertenecientes a Escritos

En el futuro el hombre destruirá al hombre… y los Dioses serán robots

publicado por forunkulo el 29.03.2018 / 22:46hs. en Escritos

Conocía el calor más que al seno de mi propia familia aunque había nacido en el medio del frío, rodeado por lagunas de hielo y montañas henchidas de color verde. Y como cualquier otro chango perturbado de pueblo ─estimado amiguito─ vivía refugiado debajo de esos cubículos aburridos por la escasa luz y poblados de gamberros y cholas de lo más dulces que hubiera visto. Cuando crecí mi salud se fue muriendo con tanta velocidad que mis probabilidades de supervivencia se redujeron a casi por la mitad. Ni el propio doctor podía entender la cuestión del problema, pero parecía un caso serio a juzgar por su semblante pálido. Por suerte todavía no había muerto, y podía moverme con los ojos bien abiertos y contemplar todos esos acontecimientos con una absoluta normalidad.

Casi todas mis cosas estaban conectadas con el ensueño, con la fantasía, y como consecuencia de esto no podía mantenerme quieto: mi sangre me sacudía y me movía. Y cuando alguna de estas cosas dejaba de producirme alguna satisfacción entonces la borraba ─la hacía a un costado de todo─ y me sumergía dentro del torrente de otra nueva. Por otra parte, cuando alguna de estas cosas se volvían reales, nacían otras más brutales, por lo que mi identidad o mi aspecto iban mutando o convirtiéndome.

Pero lo peor de todo no era verme a mí mismo como un soñador, sino como alguien que no concretara sus sueños, como un verdadero farsante. Debía proponerme aventuras alocadas que escaparan a las fronteras de mi mundillo inventado, y para conseguirlo debía alejarme de todo: principalmente de mí mismo.

Además la educación de la que me habían proveído en las escuelas me traían problemas, principalmente por las restricciones infundadas con respecto a mi comportamiento (que era de alejamiento), pero a esta edad de la vida ya no tenía del tiempo suficiente para cuestionarlas a nadie… así que comencé a perfeccionarme en cada una de mis habilidades: primero en los profundos prostíbulos; después rodeado de inmensas luces de tinta brillante o una ruidosa muchedumbre de almas desencantadas. Había descubierto (por medio del estudio) maneras de auto complacimiento de modo que todo se asemejaba a una película: podías meterte por el culo de una cosa y salir por las orejas de otra, de verdad no necesitabas un alma, ni siquiera de un cuerpo (esas eran cosas del pasado)… éramos como un fotograma peludo de esos que respiran electricidad hasta el final de la vida.

Pocos años después la bilirrubina ya había ascendido hasta el iris.

Tenía temblores que se me habían convertido en una cosa tan natural y rutinaria como comer o cagar, y según mi propio diagnóstico no podría sobrevivir más de un mes sumando mi manía auto-destructiva. Pero al contrario de todo resultado deprimente comencé a creer en una salvación inventada. Hice esto: me tendía en la alfombra y empezaba a rezar. Rezaba mirando a los cielos. Primero decía el nombre de Cristo, y le rogaba su ayuda. Le explicaba lo que había hecho en los últimos días. Le decía que había juntado una enorme cantidad de problemas, que no podía con todos a la vez. Demasiado peso para mis hombros, Señor. A cambio de liberarme de un poco de peso ofrecía algún tipo de acción caritativa, como forma de lavarme la suciedad y volver al ruedo de nuevo.

Un día, como bajados del cielo, se me cruzaron frente a mis ojos una serie de artefactos de hostigamiento, como un cuchillo con empuñadura de marfil blanco (que trasmitía una especie de energía) o una barra de hierro con insignias tales como A y P. Entonces supe lo que debía hacer. Ambas cosas habían sido concebidas para los mimos propósitos… ¡Pero que me la jalen y que se metan tres dedos en el pavo si creen que debiera quedarme encogido de hombros! Este agradable acontecimiento me quitó el tiempo para rezar. Dedicar esas horas aburridas a pedir perdón a cambio de pasar a la acción era visto como una bendición. Desde entonces, cada mañana, a la seis en punto, cuando el gallo canta, yo recorro los pasillos de la dependencia repartiendo mamporros contras las puertas y gritando «¡hora de trabajar!» o «¡suficiente descanso por hoy, holgazanes!».

Muchas veces he tenido que aplicar la violencia: eso no importa. Otras veces he tenido que contenerme, pero ninguna cosa me impedía hacer lo que quisiera… Lo más complaciente era verlos con el rabo entre las patas, eso me quitaba de encima tiempo para interactuar con ellos y podía dedicarlo a la concentración o al conocimiento de mi propio YO. Entonces empuñando la brillante herramienta comenzaba con el dichoso amedrentamiento. Por supuesto que había ciertas condiciones que cumplir.  Primero no había que dar golpes en la zona del cerebro porque eso dejaría secuelas para toda la vida, y me podría traer problemas luego. Un trabajo bien realizado consistía en ubicar las zonas blandas, aquellas en donde se concentra una abundante cantidad de grasa, como en la panza, en los brazos o nalgas: eso actuaría como un amortiguador, algo gelatinoso que contenga el golpe, que solo produciría un enrojecimiento de la piel que desaparecería al cabo de unos pocos días.

Reflexiones banales (Parte experimental)

publicado por forunkulo el 24.03.2018 / 20:44hs. en Escritos

Estoy mirando hacia las luces de un techo agrietado y blando… las miro como si mirándolas fijamente pudiera hacerlas explotar o desaparecer bien lejos de este lugar (nuestro lugar secreto y escondido).

Todavía estoy tirado sobre la cama, sucia y desecha, romántica y asquerosa… como si los relojes que predicen el futuro se hubieran detenido en ese mismo momento, y la música resuena por dentro de cada cosa… bien en el fondo de mis oídos, aunque lo que de verdad escucho es solo una melodía uniforme que se reproduce una vez y otra. Ni siquiera siento que mi culo esté en el mismo lugar en el que lo deje hace diez minutos: hace diez minutos, precisamente, era una cosa distinta; no tenía la forma de un ser humano, tenía, más bien, la forma del pensamiento, o mejor dicho: la forma espiralada o espeluznante del pensamiento… ahora mismo necesito rodearme de cosas ─como en los viejos tiempos─, entonces muevo mi mano hasta el frente de mi cabeza y escupo una mancha de saliva a mis dedos que se esparce hasta las plantas de los pies (como un virus o un aerosol): me vuelvo una especie de insecto, algo líquido y espeso pero al mismo tiempo humano y voluminoso como la tierra o el mar: todo esta contenido dentro de mí, ¿me entendes?…

Todo está entre nosotros… como en las sombras de los intestinos, pero más obscuras, y quizás mas transparentes que el vacío que hay en todo este espacio y nos negamos a ver cubriéndonos unos a otros y conformando una montaña enorme de oscuridad…

Volviendo hacía atrás veo que hay un cuerpo en frente de mis ojos que se muere de frío mientras lo abrazo con la fuerza de un gorila y lo beso hasta los pies, hasta el suelo, hasta la tierra… yo soy quien sostiene a todo el cuerpo desnudo, solo yo, con la fuerza de los fantasmas… ella apenas está recubierta por una tela blanca que deja al descubierto sus tetas ─bamboleantes y heladas─ están absortas mirándome fijamente… digo algunas palabras que no tienen ningún sentido (son palabras silenciosas que fluyen como aire o como soledad); las digo susurrándolas en sus oídos; pero no puedo explicarlas correctamente: solo salen de mi como un tartamudo queriendo decir algo… entonces transcurrió todo como fue imaginado, o delineado o establecido.

Siento que todo fue detenido en ese momento, lo siento como una penitencia: la maldición de vivir es nunca saber cuando están pasando las cosas más importantes y dejarlas escapar.

Número treinta y ocho

publicado por forunkulo el 9.03.2018 / 0:48hs. en Escritos

Ahora una exaltada versión de RAX vio que su deseo de encontrarse encerrado, comprimido y aplastado dentro de las paredes de una cápsula con una chica amable rescatada del basurero humano, podría ayudarle a ordenar algunas cuestiones depositadas como mentiras. —A veces, las interferencias, influyen en las acciones. —Y por consiguiente las acciones influirán en los hechos, que finalmente determinarán el rumbo del universo (si fuera que éste se estuviera arrastrando como una lombriz por una amalgama espesa y de un color un poco oscuro pero brillante).  —El mejor antídoto que han descubierto para evadir el colapso de las venas son los prostíbulos, y por ende, su mundillo subterráneo de prostitutas— dice ahora un RAX más relajado que antes. —A eso hay que sumarle las horas de tiempo en las que puedas huir del rutinario trabajo y contemplar el cielo o una estrella o una nave de extraterrestres, mientras esperas plácidamente la resurrección de tu alma. ¿No es cierto?

El agente sentado al costado de RAX opinaba precisamente lo mismo.

—Creo que deberían incendiar esos cines, RAX. Ahí se congregan demasiadas personas que han perdido la capacidad de observar esas mismas cosas de las que hablas.
—Ahá. Solo reconocerían un fragmento de cielo si lo vieran por un televisor. Pero conozco el problema de cerca: solo pueden capturar esas imágenes congeladas y nada más.
—El televisor deforma la realidad— dice el agente al costado. —Cuando observas la realidad tal como es, quieres correr a refugiarte entre esa visión deformada que te han ofrecido.
—Por supuesto. Ni siquiera les puedes sentir el olor a esa cosas— dice RAX. —Es mejor enterrarse vivo bajo la tierra.
—Hum. ¿Algunas vez has sentido el olor del cielo?— pregunta el agente al costado.

Entonces RAX pone su cuerpo sobre el respaldo. El sintetizador de voz dice su número desde el alto-parlante: “Número treinta y ocho”.

Aunque ya no quedan lugares en donde sentir el olor del cielo, estos recintos continúan siendo por demás agradables: esas chicas deambulan por los pasillos con sus cuerpos desnudos y bien perfumados. Eso debe tener una explicación científica.
Oh. ¡Mujeres hermosas rescatadas del basurero de humanos! Es maravilloso. Aunque no pueden hacer interrogatorios, ni responder a éstos, solo viven en una constante aburrida recuperación y no almacenan recuerdos: sus recuerdos son borrados en tiempo real por inyecciones de aire, antes de ser analizados por la parte cerebral que se encuentra en continua investigación. ¿Quién podría soportarlo?

Regularmente los agentes miran por una pantalla de caracteres de un color verde artificial su número provisto por medio de un programa de computadora. Por un alto-parlante un sintetizador de voz anuncia el próximo número. El interlocutor añade lo siguiente:

—La cámara de video es un ojo de pez conectado por cable, solo está despierta de noche y en la sala de espera donde están los agentes sentados en confortables sillas masajeadoras. Lo bueno es que puede desplazarse con motor por un riel grasoso y controlar cualquier disturbio antes de que surja algún muerto. Las habitaciones son como huevos espaciales, es decir, cápsulas de aluminio y plástico barato de manufactura china, en donde solo caben dos cuerpos en posición horizontal y desnudos. No pueden más que reproducir algunas sencillas posturas y después mirarse fijamente a los ojos mientras se recomponen.

En el momento en que el sintetizador de voz menciona por el alto-parlante el número treinta y ocho, el agente RAX se levanta de la silla masajeadora, y con una mano saluda al otro agente sentado a su costado, y sonríe.

—Nos vemos después— dice felizmente. El otro agente le desea buena suerte para cuando entre a la cápsula.

La mujer que lo espera lleva el pelo turquesa largo hasta los hombros y sonríe enérgicamente como una estúpida. Todas tienen la misma puñetera costumbre: sonreír, menearse el culo, sonreír y besarte la boca después que dicen su nombre y te toman de la mano. Por suerte sus sentimientos les fueron desconectados. Cuando RAX hace contacto con ella, su pija se levanta. De esa manera ambos se mueven hasta la sala. Todas las cápsulas están acomodadas en una hilera que parece interminable.

La chica se suelta de RAX y entra en la cápsula de un salto, quedando su culo elevado y mirando hacía él. ¿Te imaginas esa película proyectada en tu cerebro hasta el día de tu muerte? ¿Una y otra vez? Un monstruo le abriría las piernas sujetándole los pies y después sacaría su «lengua cohete» y cuando llegara el momento… se atornillaría él mismo en el agujero del culo por donde fluye esa energía del alma, el fuego interior, y toda esa mierda… ¡sus visiones serían perfectas! La «lengua cohete» estaría tan relajada que los problemas que le aquejan pasarían a un penúltimo plano.

Sin embargo RAX espera a que ella acomode sus piernas, para quedar tendida con sus ojos mirando en la dirección del cielo. Y entonces, una vez que ve un lugar para incorporarse, se hecha encima de ella esforzándose por no lastimarle una sola costilla. Un cuerpo queda suspendido sobre otro, y la cápsula se cierra haciendo ruido a ¡CLAC!.

—Sabes qué RAX… sé que quisieras reemplazarme por esa puta drogadicta… ¿cómo es que se llama?— pregunta la chica de pelo turquesa.
—No conozco a ninguna puta drogadicta— contesta él.
—Hum… creo que se llama Sonia… su nombre se parece a “sueño”.
—Ahá. Si pretendes continuar con el interrogatorio, entonces puedo hacer que te saquen arrastrando de aquí adentro de inmediato— dice RAX. —¿Te gustaría volver a la mierda de donde te quitaron?
—Ja ja. Patrañas, solo sabes hacer lo que tienes escrito en los sesos. ¿Porqué no me das la vuelta y me penetras por el culo? Yo te explicaré el porqué: es porque no lo tienes escrito en los sesos.

Él dice no, no. Y cuando pestañea y vuelve a mirar en ella, la ve callada, con su boca cerrada y sus ojos sellados. Vuelve a pestañear y ahora ella está diciendo esas cosas con sus ojos abiertos y sobresalientes. Me pregunto, ¿no son esas cosas obras de algún demonio?

—Ja Ja. Mierda. Te diré una cosa RAX. Querido RAX. Quiero que escuches con atención porque no volveré a repetirlo. Mi nombre es Iddo pero puedes llamarme como te plazca. Los androides necesitamos tu ayuda.

Cuando las palabras aún no habían alcanzado a entrar en los oídos falsos de RAX, sus puños ya estaban golpeando a la chica. Pero cuando pestañeaba la chica hacía Ja-Ja. Y cuando volvía a pestañear hacía Uy-Uy… Y entonces de verdad no comprendería quién era quien. Pero si me lo preguntaran a mí… pues en su lugar hubiera saltado hacia fuera de la cápsula y hubiera corrido y corrido rápido como una liebre…

Cuando la cápsula ya había rebalsado de sangre, el ojo de pez (que lo filmaba todo) hizo sonar una alarma… Y unos cinco agentes pudieron llegar y sacar a RAX de los hombros, y a la chica haciendo todavía Uy-Uy.

Rotación, traslación y evaporación

publicado por forunkulo el 16.02.2018 / 23:36hs. en Ensayos

El humano negro tenía una valija llena de navajas. ―Elige la que mas te apetezca― dice mostrando unas enormes encías rojas. ―Oh, todas me parecen increíbles ― digo― pero creo que me quedaré con la Leatherman; aquí tengo ochocientos pesos para darte ¿que te parecen?―. Como lo había presentido, el humano negro ni siquiera procesó mis palabras con detenimiento. ―Muy bien― dijo, y me entregó la navaja y yo le di el dinero envuelto en un ticket de almacén. Y después caminé por entre la pasma haciéndome invisible, es decir, convirtiéndome en uno más del montón.

Lo mejor de poseer un arma de protección personal es la ventaja que adquieres frente al resto de los mortales: no tienes porque andar por ahí con cuatro ojos, pisando en lugares inestables y peligrosos, poniendo en juego tu sangre. Cuando el homo sapiens dominó el lenguaje, las demás bestias se arrodillaron y lo alabaron… y ésta era ahora mi manera de dominar y tener un control sobre las demás cuestiones: una pijotera y reluciente navaja. ―Dormiré con ella bajo la almohada por los próximos cien años― pensé.

Los espías telepáticos pueden aparecerse de un momento al otro convertidos en espíritus amigos: con esas mierdas de computadoras que leen el cerebro y lo depuran y absorben hasta reducirlo a unos escasos pensamientos banales y sin significado.

Mientras todas estas ideas inmundas navegaban como unas pirañas por adentro de mis pensamientos, me dedicaba a anotar en mi libreta algunos nombres falsos con los que debía presentarme, por ejemplo: de un cartel de luz gigante había capturado el nombre de Emir, de un escritor importante el nombre de Enrique, de un perro vagabundo el nombre de Chuly, y etcétera.  Así, esos programas de mierda del gobierno, confundirán mi ubicación entre una pila de datos falsos. Nombres falsos para falsos contactos. Contactos falsos para palabras mentirosas. Cuando esa información llegue hasta una maquina lejana no podrá hacer otra cosa más que escupirla hacia afuera como un gargajo lleno de veneno. Ja-ja. Quisiera verlo.

Entonces llamé por el teléfono a LEA y tuve un dialogo como este:

―Solo veo a un maricón en tu forma de pensar― digo.
―Oh, sí, pero pronto comprobarás que cada palabra que he dicho es cierta. Las navajas no te salvarán frente a esos policías mundanos. Deberías de conseguir un arma de verdad.
―Esto es un arma de verdad― digo. ―El hombre se ha aburguesado de tal manera que ni siquiera quiere trabajar para desplazar a sus enemigos hacia afuera del camino. Y ahora que me siento algo importante vienen todos a depositar sus sermones en mi cerebro… diciendo… “podrías haberlo hecho mejor”.
―Nada más quiero ayudarte― dice LEA a través del teléfono.
―Si todos quieren ayudarme, porqué no cierran la boca y me la jalan― digo. ―Desde ahora quiero que me llames Enrique. ―Es saludable cambiar de nombre para que esas máquinas de mierda no consigan rastrear mis palabras por el cable.
―Lo anotaré― dice. ―¿Y como está Sonia? Hace tiempo no tengo noticias de ella.
―Mañana salimos del aeropuerto a encontrarnos con RAX. Más tarde veré de que forma lo convenceré para llevarlo hasta los laboratorios.
―Creo que tendrás que golpearlo hasta dormirlo si quieres llevarlo hasta ahí.
―Hum. Creo que nunca se enterará de lo que pasa― digo.
―Si fuera tan fácil los mismos androides hubieran hecho el trabajo.

Pensé diez segundos esas palabras. O mejor dicho, pensé que si pudiera meter mi brazo por el teléfono y sacarlo por el otro extremo de todo el tendido telefónico, tomaría a LEA por el cuello y lo estrangularía. Eso me salvaría de tener que dar explicaciones a alguien desde aquí en adelante. Así que corto la comunicación y lanzo el teléfono contra la pared haciendo un estruendo. Pero el teléfono se rompe en cien partes… y una parte golpea mi frente y me lastima, dejándome una marca parecida a un signo de pregunta color sangre. Entonces caigo al suelo tomándome la frente con una mano y gritando así: ¡AY!¡AY!¡AY!. Y una vez que mi cuerpo queda tendido sobre el suelo, mi cabeza muy dolorida gira unos veinte grados por si sola, y entonces… creo que veo otras partes de teléfono, y entre todas juntas, formaban el dibujo de un falso corazón. El dibujo de un falso corazón roto. Y una lagrima color aire se derrama por mis mejillas. Fin.

Los virus, tal como los conocemos, solo pueden subsistir dentro del espacio de memoria de otro programa. De otra forma, son fácilmente detectados por los scanners. Cuando se ven en problemas corren como unas cucarachas buscando la salvación: eso implicaría complejos mecanismos de mutación en los que sus patrones de identificación variarían de acuerdo a ciertas directivas de compilación desconocidas ejecutados por un compilador interno: su ADN sería inverosímil hasta para sí mismo; aunque bastarían un par de horas para que los scanner detecten su comportamiento y lo eliminen. En un espacio orgánico los virus son miembros que se alejan del paradigma común que ha sido delineado por el sistema que integran. Si trasplantamos estos mismos conceptos a un conjunto de seres, o bacterias, o energía desconocida, siempre encontraremos las mismas deficiencias replicadas una vez, y otra vez, hasta aburrirnos y cansarnos de lo mismo. Siguiendo estos conceptos llegamos a la conclusión de que el universo es un gran cáncer. Sus estrellas se están pudriendo, y mientras sus maravillosos sistemas solares envejecen y se degradan, nosotros mismos podemos atisbar ese dolor porque estamos muriendo adentro de él.

Ahá. Buen engaña pichanga. Bajo estos mismos conceptos solo restaría buscar a RAX para usarlo como medio de propagación del virus. Mis ideas son perfectas.

Poema #02

publicado por forunkulo el 6.02.2018 / 20:40hs. en Escritos

Desnudas nalgas de alcoholes
desplegando toda su fauna
de dorados antinatura.

Un silencio de lenguas.
Una muerte repetida de historia,
de días y noches iguales.

Una lágrima que diseñó la ficción para hacerte real.
Un olvido que te mece, que te arrastra.
Un amor con sangre, con pene.

Vendo mi alma. Vendo mi arte, mi salvación.

Veo por tus ojos,
y a través de tus ojos,
lo que alguna vez construí con mis manos,
al destruirse todo lo que fuimos
y quedar de nosotros:
solo esto que somos y nos ves.

Ahora me junto a tu Piel.
Me sirvo a tu boca.
Eras Lila.
Eras Miel.

Me abrigo con una mitad de tus ojos.
Sangro un paseo invisible.
Eras una flor desnuda:
pezones tibios,
duros,
super-inyectados,
impresionantes,
bajo cascada de agua y pasto y
conchitas accidentadas picadas como lápidas.

Eras otra, otra vez.

Adentro de la Piel.
Muerdo Mi Sexo.
Me Mastico.

Subo a mis muslos con suspirosos engaños.
Ellos se menean con hipnótica locura en el baile del Viento.

Lucho.
Disiento.
Soy complaciente.
Raspo mi delgada lengua.
Aceito mis manos mientras me acaricio el culo.

Me enfrio.
Me almuerzo.
Me chupo con ansiedad loca.

Confúndelos.
Con el perfume de una larva o
con emociones de humo blanco.
Con canciones de labios.
Con hadas desnudas.
Con una muchedumbre ahogada entre bondades de asesinos,
ahí en donde la odisea ha sido un embauque.
Con pantomimas.
Con sonrisas de espectacular veneno.

Fueron diecisiete peligros.
Once estaciones.
Posturas antiguas de un viaje que alquiló la distancia.
Tristezas de cuerpos que sacan puntas heladas.

Muestran pieles y vulvas,
con avidez masturbante,
mientras fuman calambres por sus ojos fríos.

La salvación es huir.

A donde los soñadores pierden el rumbo de sus inventos:
la nostalgia,
la disciplina,
la paz y su pijotera indiferencia.

Nada es igual, todo fue diferente.
Salvate, nadie puede explicarse por qué…

Interrupción negativa

publicado por forunkulo el 3.02.2018 / 20:27hs. en Escritos

“Conforme a los anuncios recibidos por gentileza de la prensa, nos hemos visto en la necesidad de reforzar todas las fuerzas policiales y militares. Habiéndose suscitado conflictos en regiones dispersas con objetos de violencia no esclarecidos,  rogamos la cooperación a efectos de controlar la situación de inmediato.”

Arranqué la pegatina y la rompí en cien pedazos, dejando caer cada trozo de papel sobre cemento lluvioso.

―Pienso que si de verdad las ilusiones de la humanidad estuvieran en manos de los gobiernos de esos planetas, muy pronto estos gobiernos estarán gobernando la Nada de sus universos. Así que decidí en ponerme serio. ¿Sabes que planeamos hacer con estos hijos de putas, Almirante?― pregunté relamiendo el poco aceite de los labios pegajosos como un alquitrán. ―Les llenaremos las tripas con desechos de droga y los patearemos al mar con una bota; así, cuando los encuentren en el próximo siglo, ya habremos penetrado en la pasma. Después, todo será cuestión de interconectar nodos con una configuración suplantada.

El Almirante me muestra en su monitor los parámetros de configuración que deben ser suplantados. Es información confidencial.

―Prefiero una interrupción lenta ― dice dirigiéndose con sus ojos a mi solo. No quiero muertos de este lado del cerco.

―Lleva el armamento lo más lejos de este territorio.

―Tómelo como un cumplido, Almirante― digo conmovido.

―Solo mira como están destruyendo a nuestros maestros y consejeros, ya enterramos a mas de una decena de ellos.

―Todavía tenemos a unos quince sin identificar y siguen llegando mas en los camiones de recolección.

―Hace unas horas he recibido una terrible información que debo comunicarte― dice. El gobierno, con su junta de videntes, ha localizado el nodo número nueve, en Santa Cruz. Recibimos la cabeza del soldado GUZMAN H. en una bolsa de tela arrastrada desde los cielos por un dron con patente de Beijing.

―Mierda― pensé por dentro mío. ―¡Esos drones ya pueden cargar cabezas por los cielos! ¿Con qué maniobra de distracción nos espantarán en el futuro? ¿Volarán con bombas de hidrógeno hasta las dunas de Neptuno para regresar sanos y salvos? ¿Harán el amor en montañas de metal y transportarán dosis de veneno por agujeros de gusano hacia otro receptor telepático, haciéndose pasar por buenos?

Pronto veremos más torpedos que poetas escribiendo poesías en recintos oscuros bajo lunas artificiales del mañana. El Almirante arroja la cabeza sobre la mesa. Veo que había sido prolijamente recortada.

―Mira la mierda que han hecho― dice el Almirante.

―GUZMAN H. era un buen soldado― digo soplando viento de mi nariz. Me enseñó a fingir sensaciones humanas: como llanto, dolor y emociones de éxtasis. Al poco tiempo ya me había convertido en el mejor aprendiz de esa dotación. La noticia de su destrucción me tomó por sorpresa. ¿Quién habrá tenido las suficientes agallas para haber perpetrado esta basura sin considerar los costos a pagar?― pregunto. Levanto la cabeza del soldado, dentro de la bolsa de tela, y la revuelo por el aire. ―Pronto, los gobiernos quedarán diseminados por entre el montón― digo con el surround encendido.  Empujo mi brazo robótico hacia atrás y lo dejo caer con todo el peso sobre la mesa, consiguiendo que el estruendo retumbe hasta en los sótanos ―sonido muerto.

―¿Quién? Lo tienes escrito frente a tus narices― dice el Almirante señalando el recorte de papel. ―La policía. El comisario de la corte, el Señor RODRIGUEZ: primer socio de esta basura maltrecha.

Los tímpanos falsos se llenan de palabras que tardan en ser digeridas por el programa.

De inmediato pesquiso en mi base de datos relacionada esas mismas palabras que el Almirante había puesto en mis oídos. La búsqueda me arroja cientos de registros que comienzo a clasificar de modo que los de mayor número de coincidencias queden en el tope de esta lista; y luego transmito los mismos resultados por el blueetooth instalado en la zona de mi pelvis (de un color zafiro) para que sean recibidos por la pantalla de led gigante, obteniendo esto:

―El comisario RODRIGUEZ es denunciado por reprimendas de índole xenófobas poniendo en dudas su continuidad a cargo de la dependencia. [Traducir].
―Por orden del comisario RODRIGUEZ decenas de androides son incinerados hasta que sus pedazos flotan en gasolina. [Traducir].
―Luego de un operativo de desmantelamiento de un archivo de drogas se descubren falsos rastros que conducían a ninguna parte. El comisario RODRIGUEZ queda al descubierto de sus procedimientos. [Traducir].
―Los manifestantes fueron arrojados en bolsas y puestos en estado de desclasificación por orden del comisario RODRIGUEZ. [Traducir].
―Luego de que la corte realizase todas las investigaciones pertinentes, y comprobando su inocencia, se procede a reubicar al comisario RODRIGUEZ al frente de la dependencia. [Traducir].
―Hombre negro es abatido a disparos al salir de una estación de servicio trasladando navajas en una valija. El comisario RODRIGUEZ señala que el reo portaba identificación falsa entre sus pertenencias. [Traducir].

Región izquierda de las ideas

publicado por forunkulo el 24.01.2018 / 22:26hs. en Ensayos

El agente RAX solicitó algunos días de descanso. Lejos de las oficinas herméticas de la dependencia podía hacer que sus pensamientos confusos recobraran claridad. Había anclado su culo a una silla de tapiz color cromo de la que no pensaba moverse (como en las tradicionales reuniones de familia), exceptuando que ahora se encontraba en un recinto cubierto por una nube de sonido cuadrafónico inyectado en sus oídos en gotas de aire falso.

Los proyectos del futuro no tienen ninguna importancia: son como absorber aire en tubos conectados por la nariz. Un día viene el dueño de todo el aparato y te desconecta del simulador. Te envuelven en una bolsa cuando todavía tu alma se preserva radiante y te tiran al basurero durante la noche, junto a los demás. Hoy en día, lo más respetable que un hombre puede hacer es gastar hasta el último gramo de su respiración para que sus sueños fluyan por el programa hasta contaminarlo: que su visión real traspase la visión efímera. Eso sería algo como sobrenatural.

Mientras todas esas ideas magnificas se arrastran por su computadora otros fantasmas se mezclan en la misma dirección, dejando las siguiente respuestas:

Número uno. Cuando amanezca, los policías habrán capturado sus ruidos y movimientos, y usarán sus grabaciones fraudulentas para que el mundo se vuelva en contra de él.
Número dos. Puede capturar los sonidos antes de que arriben a sus oídos, y puede ver sus figuras antes de que las figuras sean percibidas por sus ojos, es decir: su radio de visualización es de unos 360 grados a una distancia insospechada.
Número tres. Hace días sobrevuela en su cabeza (como una danza de pájaros) la posibilidad del suicidio si no consiguiera terminar algunos de esos objetivos-mentira. Lo divertido es que los videntes creen que pueden capturar sus ideas.
Número cuatro. Debe recibir la llamada del informante anónimo para continuar con la operación, y trasladarse de inmediato a buscar a Sonia al lugar donde se le indicará. En caso de ser posible, en el camino, quisiera cargarse encima con la vida de un puñado de policías.

―El futuro ―dice el interlocutor― es como droga que arrastra a los usuarios a moverse con desesperación por los nodos de la RED: el solo hecho de tener una visión del futuro ―aunque sea inestable o estática o perfecta o imperfecta― es una excusa suficientemente reconfortante como para desear La Vida con tanto frenesí que vives más tiempo cerca del lado de la muerte que del lado de La Vida. Una especie de ilusión instantánea mantenida por pulsos de energía artificiales que nunca se apagan.

―Si encima has sido tan iluso de creer en esa patraña publicitaria de que hubiera vida mas allá de la muerte, entonces buscarás a la muerte como una manera de reiniciar ese sistema de variables que mueve a tus pensamientos a través del agujero de la matriz.

Algo así como volver a los orígenes de las cosas.

A las cuatro de la tarde, antes de desperezarse para levantarse hasta el baño a mear, el agente RAX atiende su teléfono para recibir un mensaje por el contestador automático conectado, decía algo como esto:

―Querido amigo RAX. ―Tengo conmigo a tu magnífica Sonia, a mi lado, viajando en un Boeing super sónico a siete mil metros de altura. Hasta aquí sin problemas. Ella se encuentra en rimbombante estado de salud, y sin un solo rasguño a la vista como te había prometido en el Chat. Yo mismo le he estado cuidando las espaldas de cerca. Ella ha estado muy bien. Te hago saber que las cosas andan de maravillas. Ahora podrás darle a esos androides sin sentimientos lo que necesitan y borrarlos para siempre del mapa ― vida nueva y radiante. Por fin te liberarás de todos esos problemas que te aquejan, querido RAX. En unos días tendrás noticias de mí. Solo agenda este nombre en algún papel. ¿Tienes para escribir? Soy el fabuloso Emir (el de los avisos de condones extra-largos), así te será fácil identificarme entre la pasma. Búscame en el aeropuerto por la mañana. Destruye tu teléfono contra el suelo en cuanto me despida y consigue otro nuevo. Nos estamos viendo por allá. Muchos saludos.

―Oh, fabuloso Emir… ha de ser un hombre muy guapo― murmura RAX. Mientras sus pensamientos sanan, la canción en los altoparlantes de Massacre Palestina, dice lo siguiente: «la bendición no llegará».

Hablando en código máquina

publicado por forunkulo el 11.01.2018 / 20:45hs. en Escritos

Cuando miré el reloj en mi muñeca eran las 11:11 de la noche, y todavía no había tomado mi droga de los sueños profundos. En estas horas el agente RAX se estará recostando sobre el colchón de aire del hotel con los miembros extendidos formando una equis — como si fuera una señal de auxilio en el centro de la tierra esperando la ola solar.

—!Hola, RAX!— digo por el micrófono. Sus oídos estarán sumergidos en un sonido mudo de catacumbas. Tal vez estará ahí suspendido sobre el nylon mientras esos micro-controladores hirvientes se encargan de ordenar registros como diapositivas que son clasificadas por un acumulador de mierda. — !Hola, RAX! ¿Estás bien?

El reloj en mi muñeca hace un «biip»: esa es la señal de que no hay retorno.

El último recuerdo agradable en su memoria tiene fecha de dos años atrás, ¿te imaginas todo ese tiempo propagado en tu cabeza como montañas de arena? Digo, esperar dos años por un estímulo puede parecerse a una eternidad (si no morís antes). Hace precisamente dos años RAX había abandonado el aeropuerto donde trabajaba como detector de drogas para los soldados del TAROT (oh, siempre esos putos del TAROT)… Y entonces fue cuando conoció a Sonia, que su nombre sonaba a Sueño.

Todas las otras mujeres que habían posado frente a sus ojos (con vestidos floreados largos hasta los tobillos o completamente desnudas hasta el cuello) no eran ni siquiera capaces de deletrear su propio nombre mientras eran observadas por los scanners. Los congelados recintos de la policía las hacían titubear. De inmediato saltaban a la luz sus secretos y caían desmayadas. Había que arrancarles el corpiño y hacerles electroshock en el medio de las tetas y devolverlas al suburbio de donde salieron con su droga en el culo. ¿Quién podría pensar que tan hermosas y cautivadoras mujeres pudieran cargar todos esos montones de droga en el recto? Solo imaginármelas en los baños metiendo esos peñascos con el culo a lo alto, y los esqueletos contorsionados hasta formar una espiral, me hace pensar en cientos de posiciones tántricas.

Pero… ¿qué pasa cuando una mujer que has visto transitar cientos de veces por el mismo pasillo, siempre tan serenamente callada, y a la que has imaginado desnuda y jalándote el prepucio como una máquina de jalar prepucios… un día resulta de ser una de esas mulas a la que tienes que deportar? Bueno, cualquiera hubiera accionado la alarma. Cualquiera de esos agentes de porquería hubiera salido corriendo a presionar el botón ROJO e inmediatamente hubiera soltado a alguno de esos perros de caza, esos con el hocico de espada, para que le salten encima. Pero en este caso RAX fue contra todos esos parámetros que descansaban en su cabeza desde el día en que fueron inicializados.

—!Hola, RAX!— digo por el micrófono. —Necesito hablarte. Tengo noticias que podrían interesarte. Solo tendrías que cooperar a cambio de unos beneficios que pronto te estaré informando en detalle. ¿Te interesaría saber de Sonia?

Todas las palabras son capturadas por el grabador en su audífono. Cuando despierte la computadora en su cerebro se las comunicará.

El interlocutor irrumpe en el pensamiento diciendo algo como esto: —¿saben qué, amigos míos? No quisiera tener a ese ejército despiadado en contra de mí. Ellos estarán armados con programas ilegibles que no se borran silenciosamente bajo lluvias de Orina: están químicamente aislados contra la amenaza de esos hongos superdotados.

Mi cuerpo entero se entumece y tambalea. El ácido de Orina toma su nombre de la orina por la sencilla razón de que posee un color amarillento y un olor a meo precisamente similares, ¿entendés? Sin embargo, el ácido podría perforar un pedazo de lata como si traspasara un papel permitiéndote mirar hacia el otro lado del agujero. Cuando me imagino a esta mierda en toneladas de tanques y perversas avionetas kamikazes accionándose por comandos tele-dirigidos contra las ilusiones remotas de los usuarios más básicos y desnutridos… me paralizo entero del miedo.

—¿Ves a esos hijos de putas mitad-humanos camuflados en operaciones de salvación alrededor de la tierra tóxica? La escoria de sus satélites me dan mucho asco. Los televisores del mundo y todos sus podridos emisores de novedades son un fraude creciente.

A las 9 de la mañana el agente RAX atiende su teléfono. La voz de una máquina le advierte sobre un posible complot contra la especie de androides, y decía esto: —Las cartas sin certificado pueden ser instrumentos de control. —Un gramo de Orina podría derretir la escafandra de un gusano gigante. — Recomendaríamos la emancipación inmediata. —Emigremos hacia refugios escondidos. —Los agentes nunca llegarán al desierto vacío. —Por favor, saluda al amor de tu vida, de nuestra parte. —Nunca mas volverás a verla plantarse un peñasco de droga en el culo.

Posteriormente se corta la comunicación, «biip».

Respecto a este último mensaje podría asegurar que se referían a su relación amorosa con Sonia. Pero… ¿de qué puto directorio escondido habrían extraído toda esa información mezclada si no es de los archivos de video protegidos por cifrados de PezGlobo?

— ¡Que me jalen el prepucio!, dice el interlocutor dentro de mi cabeza.

Puedo suponer que RAX deseará negociar antes que perder a eso más amado.

Mis monstruos

publicado por forunkulo el 7.01.2018 / 0:57hs. en Ensayos

Nunca había hablado a nadie de mis monstruos. Tampoco nunca había escuchado a nadie hablar de los suyos. Así que daba por hecho que todos ocultaban un poco de mierda; y si eras un poco inteligente también podías ir con tu porquería por el reino mezclado como cualquiera.

―Siempre tuve que aprender estas cosas por medio de golpes y garrotazos ―digo mirando en los ojos de Sonia. Solo pondré el ejemplo de mi padre el palestino: los métodos que él usaba para enseñar me fueron inculcados inconscientemente, y de manera automática; y lo mismo se había transferido en el; y así sucederá en cuanto y en cuando los procesos de adoctrinamiento sigan sometiéndonos por medio de golpes y garrotazos, generación en generación.

Tomo un poco de aire en los pulmones.

―Entonces que no vengan a rogar misericordia; cuando no han hecho otra cosa que dejarme pudrir― digo.

Me hecho a un costado de la cama para observar su espalda desnuda.

―Lo hubieras mandado a cagar ―dice― seguramente era un viejo asqueroso.

―No sé si debía. Todo somos resultado de algo más grande. Si tuviera que descargar mi ira en algo, ese algo sería el mismísimo Dios. Pero transitar todo el camino sería agobiante. Así que encontrarme con estos androides resultó en un método reconfortante para descargar eso que tenía atorado en el estómago desde que me encontraba en el útero― digo.

―No creo que sea bueno pasarse la vida con esa mierda adentro de uno.

―Creo que sí. Mi vida consiste en despertarme cada día y pensar de que manera cogerme a esos putos del TAROT. Se me ha hecho un hábito como el de ver pornografía por la INTERNET.

―Hum. Eso parece aburrido ―dice Sonia. En fin, contraer cualquier hábito es aburrido. ¿Pero quién mierda lo puede saber?

―De verdad, nadie podría saberlo. Si piensas en como funciona el asunto, con un poco de buena suerte, puedas capturar algún mensaje secreto flotando en el aire: por ejemplo, hace un mes, fui a hacerle una visita a Rebeca, la de los masajes prostáticos, y mientras hablábamos y nos mirábamos, ella se pone a mi lado dejando descansar sus tetas sobre mi brazo. Me besa y me hace una puñeta por lo que tenía que pagarle trescientos pesos extras. ―Eso debería estar incluido dentro del precio, dije. ―No pienso pagar un centavo mas por una puñeta de mierda. Así que agarro la toalla y con eso me limpio el culo. Me intento poner en pie y me aplasta con el peso de su cuerpo. ―Dice, ¿no te gustan las caricias? ―Digo, claro que me gustan pero no voy a pagar un centavo más, prefiero cascármela cuando vuelva a casa. Entonces pone su mano firme sobre mi pecho y mira directo a mis ojos. ―Bueno, hacía algunos meses ya sentía dolor en el pecho. ―Y ella comprimía su dedo contra mi pecho como si pudiera sentir el dolor metido ahí dentro… nunca le había mencionado una sola palabra sobre eso. ―Pero sus ojos habían cambiado… me pregunto, ¿cómo pudo adivinarlo…?

―Puede haberte parecido. ¿Y qué te dijo el doctor?― pregunta Sonia evitando hablar del problema.

―El doctor dijo que era condritis― respondí.  —Nunca había hablado a nadie de mis monstruos. Quiero que mis monstruos mueran con mis huesos.

Pongo la cabeza sobre la almohada. Sonia se acerca hacía mi y deja descansar sus tetas sobre mi brazo, tal como lo había hecho Rebeca algún tiempo atrás. Entonces supongo que ciertas cosas funcionan como un acto-reflejo, ¿entendés? Las escenas vuelven a repetirse, y a repetirse, y a repetirse… pero por ahora eso importa un carajo.  Me envuelvo entre sus brazos que todavía están tibios. Mi verga se endurece y se sacude entre sus muslos que están húmedos y calientes. Miro por la ventana y afuera hay una lluvia helada y plateada. Toda la multitud se choca entre sí… ¿sabes lo que parecen? Parecen peces moviéndose en una trituradora, y puedo oír sus voces y también sus silencios. Siempre que los escuché hicieron el mismo sonido monótono: sus monstruos también están ahí con ellos.

Plataformas de salvación

publicado por forunkulo el 4.01.2018 / 21:13hs. en Ensayos

Antes de partir a reunirme con RAX, quería asegurarme de tener una inteligente conversación de negocios con estos androides-auto-convocados para la GUERRA. Persiguiendo ante todo mis propios beneficios, por supuesto. Es decir, esclarecer aquellos puntos oscuros que habían anidado en mi mente henchida de pecado y pornografía.

Quedamos en encontrarnos en un bar “X” en unos veinte minutos.

―¿Y en dónde mierda queda eso?― pregunta Sonia.

―No sé. No me lo dijeron. Solo tengo que caminar y seguir las órdenes que transmitirán a mi cerebro.

―¿Y cómo podrás distinguir si tu cerebro no habla por ellos?

―Eso es fácil. Pondré la mente en blanco por unos minutos, como en el Yoga. Solo tengo que relajarme y dejar que el flujo de mensajes transite como droga-verde-de-incubadora sin interponerme en el medio de la cosa. Necesito que te quedes en este lugar hasta que vuelva. Y nunca contestes un mensaje del teléfono. En cualquier caso usa la INTERNET.

Antes de retirarme por la puerta y poner la mente en un color blanco borroso, me acerco hasta Sonia y le hago un fuerte pellizco en el culo. Después la beso en la frente como si la despidiera adentro de un ataúd. Y siguiendo el plan como había prometido a mi mismo.

―Cierra bien la puerta― le digo cortésmente. Ella asiente con la cabeza.

Una vez en la calle, recuerdo las enseñanzas de mi maestro chino. “Deja que la energía interior cósmica traspase en tu alma como sensación de pájaro volador”. “Nunca contradigas al Maestro”. “No obstruyas la energía déjala moverse como remolino”. “No reprimas el orgasmo”. “Aguanta la respiración hasta sentirte pesado como un elefante, y luego la expulsas suavemente como si estuvieras soplando una flauta”.

Sentí el hormigueo trepar como serpiente enrollada hasta la cabeza de la VERGA. ¿Está bien? Entonces sucedió que mis piernas automáticamente comenzaron a caminar. El cerebro recibe esos mensajes en flujos luminosos que pudieran haber sido encriptados desde los comienzo de la emisión ―por algoritmos de streaming que comprimen y descomprimen la señal de un extremo al otro del canal― y transportados por medio de esas ondas alpha que se acumulan como aguijones de abejas. Uno tras del otro. Cuando caminas bajo el control mental la pasma se te hecha encima sin pedirte ningún permiso. Solo pasan sobre vos. Sos una especie de mierda moviéndose a control remoto. No puedes esquivarlos porque pierdes la concentración sobre lo que es importante; y en este caso, lo único importante, era mantener en blanco la mente para no contaminar el susodicho canal de comunicación.

Después de transcurridos unos minutos llego al bar. El cartel decía con letras radiantes “LATINO BAR”. ―Aquí debe ser― me digo a mí mismo.

Me dirijo hasta la barra como si conociera cada rincón. El hormigueo sigue rondando en mi VERGA (haciendo florecer el Kundalini como una explosión de vapor) Las camareras tienen culos hermosos y preciosas tetas tupidas en vestidos ajustados de látex que reflejan luz mas allá de la luz. Mientras arrastran comida de carne triturada sonríen como estúpidas. Moriría mil veces por besarlas solo una vez. Así que pido un Gancia con limón mientras espero al androide en un asiento, entreteniéndome con lo que había. Hago una rápida inspección en todos los rostros girando la vista algunos centímetros de un lado hacia el otro. Veo montones de charlatanes hablando de cuestiones de negocios, y cosas por ese estilo; y cada uno de ellos ataviados con unos elegantes trajes y camisas monocromáticas salpicadas con colores manzana.

―Veo que no te ha costado trabajo llegar― dice una voz con efecto flanger a mi costado izquierdo.

―¿Quién carajo sos?― pregunto.

―Mi nombre es Iddo, pero puedes llamarme como de verdad te plazca un huevo. Vengo por representación del Almirante; y pertenezco a la columna Zeta de los androides rebeldes. ¿Podrás deducir lo que significa eso?

―Hum. No… No tengo tiempo ni voluntad de hacer esas deducciones acerca de nada; ahora solo denme las cosas bien diluidas, sin nada de circunloquios y yo les pagaré con la misma moneda― miro en el centro de sus ojos, brillantes ojos de cristal color humo.

―Bueno, la columna Zeta corresponde a los últimos modelos fabricados por esos «soretes» quienes recibirán el merecido castigo.

Por un momento me detengo a examinarlo cuidadosamente (quisiera poder recordarlo todo con memoria electrónica). Su rostro no era precisamente humano (o lo que pudiera considerarse como tal); tenía la barbilla abierta por un golpe hecho con alguna cosa punzante (navaja, alambre, cuchillo… vaya uno a saber qué); por lo que bajo la mascara humana se apreciaba el zamak resplandeciendo en la completa oscuridad del recinto.

―Mejor busquemos una mesa entre la pasma, estaremos un poco mas seguros ― digo. Y nos mezclamos entre el tumulto.

1 de 212