Alguna vez… fuimos una mierda

publicado por forunkulo el 1.12.2017 / 22:15hs. en Entrevistas

ENTREVISTADOR: Ud. hablaba sobre una práctica sexual que abarcaba la conciencia, como una mera interpretación de la inexistencia universal de las cosas, pero proyectada en un efecto visual transparente y brillante como neón caliente; y de una veracidad espiritual superior a lo que los reconocidos mentores del cine porno han podido desentrañar en sus películas.  Respecto a eso, usted ha sido clarividente y ha puesto en un plano superior a aquello que descansaba en las oscuridades de la luz artificial. El prehistórico hombre-mono no hizo mas que proyectar confusión en el tiempo de las almas, el tiempo que tienen para arder en este mundo de dolor y ausencias, justo en este instante que se apaga como un fósforo de mierda mientras el viento sacude nuestros sedosos cabellos.

ANIBAL: Es cierto, siempre concebí la desdichada e imprudente ilusión de que las fantasías deben permanecer amarradas a cierto criterio violento y posesivo de la realidad, y deben seguir así hasta el final de la cosa… Mirá, un día estaba aburrido de esa boludez que desorientaba al tele-espectador haciéndole creer que no había consecuencias sobre los actos, que las emociones eran algo parecido a sentarse a ver una telenovela desde un lugar privilegiado. Eso me hacía doler mucho la panza y no podía soportarlo. Entonces un día me calcé la navaja y salí a dar un paseo, un paseo por el barrio, con una camisa de colores muy pijos y haciendo todo un alboroto… La gente se hacía a un costado al verme avanzar como una pantera, se cambiaban de vereda y llamaban a la policía como eufóricos… ¡POLICÍA!, ¡POLICÍA! Acá tenés a la policía hijo de una gran puta, le dije a uno, y le hice un agujero. Todo eso lo filmé en video, y esa fue mi primera película.

Para mí fue como vomitar para dentro, me sentí ahogado de mí mismo, y mi propia tristeza. Pero ahí entendés la locura con que se ha ido configurando la conciencia humana. Alguien destruyó para siempre a la conciencia humana, o por lo menos hizo añicos los escasos parámetros de supervivencia. Nomás queda encontrar a este hijo de putas y cagarlo bien a azotes por las espaldas hasta que lo confiese todo. Pero no lo voy a encontrar yo, ni vos que sos un boludo. Posiblemente nadie lo encuentre nunca… porque ya está incorporado en nosotros. Sea como sea, me sirve de inspiración, me sirve como disparador, como vitamina, hago bocetos que fluyen por las profundidades de mis espíritus y canto canciones, sirve como energía magnética, me la pone dura el sólo pensar que alguien quiere joderme de esta forma…

ENTREVISTADOR: Ud. siempre manifestó que hay que ser lapidario con estos hijos de puta, estos que se apropian de nuestras conciencias, que construyen antenas en todas las frecuencias del reino de Dios… Lo bueno es que estamos dotados de una violencia legítima, como la naturaleza, y un día podremos modificar la biología de las almas porque pertenecemos al seno de la naturaleza, y las leyes de la naturaleza son las leyes de nuestro propio universo interior. ¿No es así?

ANIBAL: Sí, a eso le llamo la música de la vida. No es algo que se puede escuchar a través de los oídos, es más bien una comunicación entre sordos. Se trata de una construcción interior, una visión personal sobre todo el panorama exterior, y eso mismo produce un ruido, una melodía, que es el preciso pensamiento frío y desnudo. Es demasiado pretencioso aludir a la paz cuando el hombre ha diseñado un funcionamiento salvaje y extremadamente violento. La deforestación, la plusvalía, las carnicerías, la polución, el deshielo, la policía… ¡la contaminación del mar y de la tierra, del cielo y del espacio! Me he aprendido esta lección de cabo a rabo, recorrí las carreteras y ahora tengo la posta.

ENTREVISTADOR: respecto a eso, en su película “El hombre del callejón”, ud. trazó una propicia reflexión acerca de los actos de las personas, haciendo uso de un vocabulario sucio y extravagante, y con imágenes profundamente obscenas convirtió a los santos en asesinos monstruosos: primero, una ciudad de policías venerando al amor es lo mas superficial que se haya creado, verlos como predicadores es muy gracioso… luego la familia con los dogmas de la inquisición, la oligarquía, siempre presentada en colores brillantes que contrastan contra el resto de las cosas, es muy educativo.

ANIBAL: exacto, es una película con un argumento basado primordialmente en visiones creativas y en reflexiones especulativas acerca de la banalidad, una manera de demostrar que todo lo que se censura y se desprecia se ha originado de un control selectivo que nos divide compulsivamente, y estás jodido hasta los huesos si intentaras detener a este camión sin frenos. Bueno, a esto lo sazoné con algunas imágenes pornográficas y la suma de toda la basura me valió el reconocimiento de los periodistas. Ahí me di cuenta que había fracasado, que el mensaje había sido distorsionado y mutilado, que el contra-efecto del mensaje debía ser paralizador y provocativo, pero en cambio fue manipulado para convertirlo en una formulación didáctica y constructiva. No llega a afectarme de verdad, pero me obliga a replantearme el formato del próximo plan. Para hacer un planteamiento mas sofisticado debo comprender como participa el periodismo en el desarrollo del arte, y eso me aburre.

Dice el poema:

Cada vez que escupas una palabra de tu voz…
Sé lo mas fuerte que jamas hayas visto; porque las palabras te arrastrarán…
Arrastrarán tu nombre, tu alma, tu saliva irá derramada sobre cada palabra…
No importa cuan duro haya sido tu trabajo de quitarlas afuera: nadie contempla el dolor, la ansiedad, o la tristeza…
Todos irán a buscar tus palabras: y con tus propias palabras, si pudieran, te dispararán al medio del corazón.

ENTREVISTADOR: como Ud. dice, se ha elaborado una opinión consumista de su obra para vender publicidad, porque los medios deben sostenerse como entidades lucrativas, sórdidas, y detestables. Para eso deben reacondicionar el mensaje o destruirlo o pulverizarlo, y como sabemos bien sea cual sea la acción que se tome al respecto, será en beneficio de sus propios intereses. Así se ha construido el negocio de la información, que debe ser alimentado durante veinticuatro horas interminables y desgastantes. Imaginate la cantidad de pelotudeces que deben diseñarse para diluir toda esa espesa basura: programas de televisión, y radios, satélites perdidos por allí, criaturas magníficas que son desmenuzadas en directo. Me he dado cuenta que la belleza se ha vuelto un trastorno, y no hay forma de saciar el dolor invisible que esto genera en el lado limpio de la conciencia.

ANIBAL: Amén. Yo siempre intenté redirigir mi furiosa locura hacia lo que llaman “perfección”, porque la búsqueda desconsolada de perfección produce constantes errores de cálculo, de simetría, de autenticidad; produce complejas dificultades en las formas en que el ser interior debe expresarse y comunicarse sin sentir un aplastamiento destructivo hacia sí mismo.

En algún instante, la alta difusión de mensajes consigue desvincular al ser interior con su mundo exterior, y su canal de comunicación se contamina y se infecta. Uno mismo debe salirse de sí para recuperar su territorio, su lugar en el sistema universal que mueve con desgano todas aquellas vulgares galaxias de mierda que nos son incomprensibles hasta hoy, porque en realidad lo son y permanecerán así mientras no puedan ser captadas como objetos de inspiración o creación, mientras no podamos sumergirnos en la materia, mientras no podamos absorberla, o mejor aún, transformarla en pulsos de energía o vibración…