65535

publicado por forunkulo el 23.12.2018 / 20:58hs. en Escritos

Último comunicado. Por medio del presente informe, nos dirigimos a ustedes, e instamos a que de forma progresiva y ordenada realicen la entrega de los susodichos androides a las plantas de reciclado gubernamentales para su rigurosa destrucción.

Después de desechar el comunicado al fondo de la basura coloqué firmemente mis botas sobre la plataforma de acero que relucía. ¡Oh! Desde allí podía ver como estas mismas cucarachas (por las que alguna vez había sentido un raro sentimiento de compasión) ahora se iban replegando dentro de los edificios interminables con formas de agujas. ¡Mírenlos! De verdad, esto en nada se asemejaba a las formas fractales a las que estaba acostumbrado a ver, por el contrario, se habían transformado en unas pesadas siluetas compactas y habían adquirido un espeluznante aspecto que las volverán un hastío.

―¿En serio no quisieras esfumarte para siempre de este laberinto interminable?― pregunta el interlocutor enmascarado en una forma de astronauta invisible. ―Si miras alrededor verás que las cosas se han ido perfeccionando a la misma velocidad en que la humanidad se destruye a sí misma, o su auto-control se derrumba hasta la profundidad del abismo… ¿o acaso a que apuntan esos dermatoesqueletos robóticos de mierda? ¿Cuál es la finalidad de esos productos asexuados colocados en una hilera de supermercado? ¿Podrán esas estructuras vacías, muertas y desalmadas salvar a la mitad del mundo que agoniza en silencio? Muy bien, de alguna forma inexplicable han perdido el control sobre ustedes mismos y lo han redirigido y propagado hacia las cosas, por lo que se han transformado en ellas. Evidentemente esto los transporta a demandar mas eficiencia en los resultados: una sociedad que crecerá rápido como una burbuja bajo un mismo orden… por supuesto, que por la misma razón por la que cada sistema debe funcionar sobre un determinado orden, los resultados a la vez les exigirán de un mayor control. Todo este problema me resulta familiar ― dice el interlocutor.

Así que pensé que ya era la hora de encontrar a RAX luego del episodio ocurrido en el aeropuerto; por lo que decido llamar por mi teléfono a los androides para que me envíen información sobre el lugar en donde pudiera encontrar a Sonia y a su enamorado, que al mismo tiempo es el anzuelo.

―Buenos días― respondo a la voz artificial que resonaba por el otro lado del cable. Solo llamo para entregar malas noticias― digo. ―Días atrás al arribar al aeropuerto ciertos agentes comenzaron a corrernos aborrecidos, se trataba de unos diez agentes completamente armados y bien dispuestos a matar… pude ver rápidamente esto reflejado en sus podridos ojos exaltados… debí correr hacia un lado, mientras que Sonia y RAX corrían en la dirección opuesta, por lo que perdí el rastro completo de ellos al volver a mirar hacia atrás.

―Pues había creído que al dejar este asunto en tus manos todo sería más fácil, colega― responde la voz con efecto flanger a través del cable.

―Bueno, ellos mismo debieran haber dado cuenta de su ubicación si no fuera por esos policías que interrumpieron en el instante en que iba a entregarle mi número de contacto a RAX― dije. ―No pude hacer otra cosa más que correr para salvar mi propio pellejo.

La falsa voz del otro lado ahora enmudece; tanto que puedo oír el viento traspasar la cortina metálica y subir por mi espalda… pero a la vez que espero una respuesta una voz resuena en mi cerebro… una voz resuena en mi cerebro como maestro chino y diciendo:

―SALTA COMO GATO DE UNA ANTENA HACIA OTRA. ―TODA INFORMACIÓN QUE SE TRASLADA POR EL AIRE SERÁ CAPTURADA POR PROCESOS AUTOMÁTICOS PLANTADOS COMO LADRONES. ―PERO NUESTRO CONSUELO ES QUE LA ENFERMEDAD ES AL MISMO TIEMPO LA CURA. ―MI CONSEJO ES QUE ESCUCHES MI VOZ EN LA DISTANCIA Y DESECHES ESAS MIERDAS DE RADIOS Y TELÉFONOS PARA SIEMPRE.

Eso me hizo retroceder unos pasos hacia atrás espantado… por lo que al arrastrar el cable conmigo el teléfono cayó al suelo cortando la comunicación y dejando un chirrido apestoso. Ahora me preguntaras ¿en donde alberga el poder sobre el control de estas cosas?. Creo que esos abominables seres que gobiernan sobre nuestras conductas representan en si mismo al deseo irrefrenable del poder; cuando los eliminas, se regeneran, y vuelven a resucitar con un nuevo código impreso en sus espaldas.

Entonces esa voz que resonaba en mi cerebro ahora me indica la dirección hacia donde debo partir a buscar a RAX, así que pongo mi mente en color blanco y sigo las instrucciones del maestro chino sin renegar.