Ladrón de luz

publicado por forunkulo el 11.08.2018 / 19:47hs. en Escritos

Hoy esa inservible mano derecha de LEA había intentado suicidarse. ¿Sabes cual es el resultado de esas prótesis robóticas instaladas sobre humanos? Al poco tiempo se convierten en un problema, son más mortales que las típicas depresiones tratadas con esas benzodiazepinas por falta de una extremidad, pero a todos les parece que deben moverse con esos putos armatostes metálicos por aquí y por allá como si fueran normales, pero sin embargo son diseños deformes de humanos, y no hacen más que convertirse en el hazme reír de la humanidad. Eso me parece una brutalidad magnificada. Pero… pero el Señor se los llevará también a ellos gimiendo AY-AY… Sus partes mecánicas se enterrarán en un basurero de chatarra y luego volverán a circular por el mercado de prótesis como grandes soluciones. Un día sabrán que no miento.

Por el teléfono hago una voz de conmoción e intento restablecer los papeles de mi cabeza.

―Veré como solucionarlo― digo relajado.

Debo ir a buscar a LEA hasta el sanatorio para recuperar esa prótesis. ―Puedo usarla de muestra en los almacenes― pienso.

Sin embargo, sigo sosteniendo que esas partes metálicas le están ocasionando algún mal. Hum. Aunque si pensara en hacerle un bien, si tuviera la leve intención de salvarlo, él me odiaría. Me odiaría hasta el punto de asesinarme. Por el contrario, si tan solo intento satisfacerlo, lo estaría arrastrando y condenando a la muerte. ¡Oh problema! Las soluciones siempre trazan el mismo camino: un lado cerca de la luz otro lado cerca de la oscuridad. Un día lo pasas feliz al otro día deseas matar a todo el mundo. ¿Quieres tener una pizca de control sobre algo que se maneja a sí mismo? Claro, la gran pregunta es ¿quieres controlar a quien te controla? La misma pregunta me persigue al inodoro. Pájaros falsos de resina y hueso vuelan en círculos. Cuando miro un árbol, el fruto podrido del árbol se asemeja a esa misma pregunta: ¿quieres controlar a quien te controla?.

Así que, sin haberlo percibido, estaba ahora ya parado en frente de LEA, mientras él yacía en una cama recuperándose de este altercado.

―Lleva todo lo que he ahorrado a esos hijos de putas― dice LEA. ―Que se metan esa prótesis en el culo, ¡por poco me mata! ―Quiero una prótesis que no haya pertenecido a ningún asesino, y a ningún policía, ninguno de esos mercachifles, cazadores, o viajantes del tiempo: completamente re-programada desde cero.
―Creo que tienes demasiados prejuicios― digo. ―Tendrías que tranquilizarte.
―¡Oh no! Quisiera dormir sin pensar en que puedo ser estrangulado por mí mismo. Esa mierda podría tener un antepasado siniestro. ―Te sugiero que la eches en una bolsa, y no le quites los ojos de encima, ni por un minuto. Ni siquiera para mear, podría arrancarte la picha de un salto.
―Pues que me la arranque― digo. ―Tendrá que hacerme una paja hasta que me la vuelvan a colocar de vuelta.

Entonces arrojé el falso brazo robótico en una bolsa y me dirigí hasta el almacén de repuestos.

―Buenos días, señores― digo. ―Acá traigo esta prótesis que ha intentado suicidar a un hombre. ―En la calcomanía está escrito el nombre de esta almacén―digo.
―Esas mierdas se han dejado de fabricar en el 2045― dice uno de los señores. ―Por desgracia se le ha terminado la garantía hace veinte años.
―Pues en ningún lugar se puede leer el año de fabricación, por lo que se tendrá que hacer una puñeta con ésta prótesis, y entregarme una de remplazo― replico.
―Bien, déjeme llamar a la policía así se lo explicaran ellos mismos― dice. ―En esta almacén ya no hacemos reemplazos de prótesis chinas.
―Al cuerno― digo. ―Entonces, deme una nueva.
―Hum, déjeme ver. Solo puedo ofrecerle la MILENIUM de fabricación nacional, son resistentes, partes metálicas con níquel, cubierta siliconada, siete sensores, y un micro-estimulador orgásmico de cinco voltios.
―Pues ¿ese micro-estimulador no podría electrocutar a alguien?― pregunto.
―Solo si se le suministrara un voltaje más alto― dice. ―Terminarías carbonizado como un pollo JA-JA.

Así que tomé el nuevo brazo robótico, y les dejé a esos hijos de putas el viejo brazo como recuerdo. Ya pronto verán los problemas que acarrean jugar con estás cosas, ¡pelotudos!. Acá les dejo mis condolencias.
Una vez que LEA se recupere por completo pasaremos a la acción. Esto significa que los policías trabajaran para nosotros: serán como sonámbulos arrastrándose en contra de su propia voluntad. Cuando la acción se reproduzca como película sobre los millones de ojos, todos los gobiernos se habrán diluido para siempre y no quedarán ni rastros de esto.

―MUY BIEN. QUE VENGAN TODOS ESOS FLAMANTES KAMIKAZES SUICIDAS QUE LES EXPRIMIREMOS EL MERCURIO DE LAS TETAS.
―Infiltrarse entre los policías para obtener información valiosa es como robarle un caramelo a un chico―, digo tocándome los huevos por debajo. LEA me ve como a un hermano mayor. Él me ve como a un maestro buda. Eso me sirve para seguir transmitiendo ordenes enmascaradas que se negaría a procesar en un estado de rebeldía común. ―Somos amigos― digo… y entonces veo en él una sonrisa emerger como acero pulido.