Maldito receptor

publicado por forunkulo el 23.06.2018 / 21:18hs. en Escritos

—Hasta pronto— dije a una azafata de silueta pronunciada. Y al ver su mirada imaginé un paisaje borroso lleno de bailarinas desnudas y pájaros animales que parecían amables bajo rayos de Sol, y a todos podía besar desde mi pacífico abismo interior (mientras el ultra-sonido avanzaba por entre los árboles moribundos). Vi el paraíso.

Así que una vez llegados al aeropuerto (y conociendo que la cámara de video había intuido nuestro aterrizaje) avanzamos por un corredor luminoso sin decirnos muchas palabra… —¡Compórtate como persona sumisa y bien agradecida de Dios cuando camines por el corredor helado!. —Fija tus ojos fuera del ángulo de percepción de esos aparatos voladores que se mueven por encima de la muchedumbre, ¡pueden reconocer tu rostro!. —Y cuando “la poli” se distraiga cruzarás entre ellos y saludarás a todos con una enorme mueca de agradecimiento y benevolencia. —Serás recompensado en la otra galaxia— dice el interlocutor con palabras en mi cerebro.

Sonia estaba tomada a mi mano. Sabíamos que esta sería la despedida del uno con el otro, quiero decir, de separarnos por siempre. Y por cierto, solo quedaba encontrarlo a RAX y transmitirle algunos conceptos recibidos por esos androides, así quedaría perplejo.

Entonces, de pie como una enorme estatua en frente de Sonia, dije algo como esto:

—No me gusta tener que despedirme así. —Te dejaré con RAX así el podrá cuidarte como te lo mereces.

¡Vean mis sentimientos!. Entonces (siguiendo lo escrito) froté mis ojos con los puños y comencé a sollozar, tal como lo había planeado desde un comienzo. Y Sonia me abrazó diciendo que me agradecía todo lo que había hecho por ella. Hum. Pero eso no modificaría las cosas de ninguna manera, porque si así fuera, entonces me preguntaría ¿cuál es el aprendizaje?. Los androides cosecharan lo suyo. ¡Pero RAX tendrá también su recompensa!. ¿Todos contentos?.

Una vez salidos del corredor y de nuevo en un ambiente amistoso buscamos unos asientos por ahí. —¡Oh!. Podemos quedarnos por este sector hasta que RAX venga por nosotros— dije. Así es que al cabo de unos treinta minutos una figura estoica con aspecto de HOMBRE se superpone sobre el paisaje sórdido de personas, aunque si disimuladamente mirabas por sobre el aspecto físico, no parecía solo carne y huesos sino que había incorporado ciertos elementos que lo convertían en algo SEMI-HUMANO. ¿Entendes?. Creo que la genética ha llegado a demasiado lejos, pero esto ya escapaba a mi sensibilidad humana ¿Te imaginas un monstruo ni demasiado humano ni demasiado artificial usurpando tu lugar en la eternidad?. Maldita materia. Sin embargo dije: —¡Oh RAX!. ¡Que placer de conocerte, amigo!.

Y aquel HOMBRE estalló en regocijo. ¡Oh!, no tenía más que entregarle a Sonia para que se besaran con un beso interminable, así que empecé con algunas palabras hermosas:

—Oh, tal como he prometido, he conservado a Sonia a salvo solo para traerla aquí a tu lado, como lo mereces— dije alardeando por mi posición dentro del plan. —Espero que puedan seguir juntos hasta que la muerte los separe para siempre— proseguí. Y Sonia corrió a abrazar a RAX. Y RAX corrió a abrazar a Sonia. Y detrás de ellos quedaron mis ojos en contemplación. ¡Helos aquí formando una sola cosa!. ¿Los podes imaginar?. ¿Los imaginas ahí plantados como bombas de agua caliente salpicando el entramado del cielo?. Habrán de ser millones.

Pero en un momento me interpuse entre los dos enamorados, con palabras que decían esto:

—¿Porque no nos alejamos unos metros de la pasma?. Siento que nos miran aborrecidos.
—Ahá. Han de estar siguiéndome de cerca— dice RAX. —Hum. Han estado sucediéndome cosas en los últimos días. —Veía aparecer ciertos rostros que me hablaban. Bla. Bla. No podía soportarlo.
—¿Has visto alucinaciones?— pregunta Sonia.
—No creo que fueran alucinaciones. Mas bien, alguien ha estado interfiriendo en mis pensamientos y he hecho cosas que no hubiera querido hacer— dice RAX. —¡Carajo! por desgracia, he tenido la certeza de que mis pensamientos no eran mis pensamientos, solo después de que todo ocurrió.

Entonces Sonia miró a RAX. Luego los ojos de RAX (que parecían extraños) miraron a Sonia. Pero al mismo tiempo mis ojos miraron a RAX. Y los ojos de Sonia miraron a mis ojos. Y los policías gritaron. Y nosotros corrimos para salvarnos. Sonia y RAX tomados de la mano corrieron hacia la salida. Y yo me adentré por un corredor helado para salvar mi alma.¡Vean esas cucarachas corriendo!. Pensé que ya era tarde para aconsejar al bueno de RAX respecto del inestable futuro.